Turismo y digitalización

Turismo y digitalización

Lo hemos escuchado hasta la saciedad: ‘La era de la digitalización, la carrera tecnológica,…’ en definitiva la puesta al día de las empresas para no quedarse atrás y no perder competitividad. Es cierto que no es fácil, que conlleva unos recursos económicos y humanos que hay que tener en cuenta y en esto, España, va un poco a la cola del resto de Europa. Hemos pasado una crisis económica muy fuerte y dentro de la lenta recuperación que llevamos hemos de priorizar los gastos y las inversiones de nuestra empresa.

Pero hay sectores donde este tipo de decisiones e inversiones son más que necesarias. Por las circunstancias de mi carrera profesional conozco muy bien el mundo del turismo donde existe un lenguaje diferente con los clientes, un lenguaje de tú a tú donde la información es realmente poder. La información sobre las decisiones, gustos y necesidades de cada uno. 

Y esto pasa inexorablemente por el uso de las nuevas tecnologías que nos brindan canales y plataformas de un valor incalculable para llegar, entender, ofertar y retener a los clientes.

En un ejemplo práctico, todos nos hemos metido desde nuestro pc o Smartphone en Google para ver ofertas de vuelos, hoteles a un destino preferido con amigos, la pareja o solos. Desde ese preciso momento en el que tecleas “Vuelos baratos a París” el engranaje de la maquinaria comienza a ponerse en marcha para ofrecerte opciones infinitas que decidan tu compra hacia compañías aéreas “x” u hoteles “y”.

Hasta aquí todos en mayor o menor medida conocemos los algoritmos de Google y las estrategias de marketing de estas compañías.

Pero esto no queda aquí. Nuestras preferencias en cuanto a gastronomía, por donde nos movemos, que visitamos, si preferimos una almohada alta o nos gusta la tónica en el minibar de la habitación, si preferimos alquilar un coche o si nos vamos a correr todas las mañanas por calles anexas… todas estas elecciones, decisiones, inconscientemente se introducen en bases de datos, que al margen de Google están elaborando perfiles de cada uno de nosotros para adelantarse a nuestros deseos como si genios de la lámpara adivinasen que nos puede apetecer en cada momento o incluso antes de llegar a nuestro destino fuera el que fuera. Todos estos datos los estamos cediendo continuamente a bases de datos de empresas que, con un fin, no nos vamos a engañar a estas alturas, económico, buscan obtener un rendimiento económico mediante nuestros hábitos y costumbres.

Pero al grano. Esta maquinaria exige un alto grado de conversión a la digitalización de la propia empresa,  la formación de los empleados no solamente en la utilización de cualquier programa sino en la cultura misma de comprender el funcionamiento y de hacer que el cliente lo utilice mediante su feedback, su consentimiento a la utilización de sus datos y a establecer un “tú a tú” digital entre las empresas y los “usuarios” que no solamente ayuden a poner a disposición mediante un click productos y ofertas sino que esos mismos productos cada vez sean más elaborados y mejorados para que la decisión de los clientes sea la que nos interesa y la que mejor les conviene a ellos.

Quizás visto todo esto es excesivo hablar de un gasto en digitalización, que lo sigue siendo, pero yo prefiero optar por la inversión, ya no a largo plazo sino a medio/corto donde se verá recompensada la inversión en la mejora de la oferta, sea cual sea nuestro producto, pero adaptado al 100% a nuestro cliente y con ello conseguir las ventas que tanto deseamos.

 

David Gil – Director de Operaciones en SICAP

2018-06-27T16:54:16+00:00

SICAP

CONSULTORIA Y SISTEMAS IT

TWEETS

CONTACTO

  • C/ Aguacate 56 3ºB, Madrid
  • (+34) 91 565 32 76
  • info@sicap.biz